El sonido del silencio

No puedes empezar a leer hasta que no comience la música. Dale al play de nuevo cada vez que termine y sigue leyendo donde te quedaste. Es muy importante.

La mirada que se escapa. El juego de una niña. La pompa de jabón y de sueños.

La falda al vuelo de un movimiento de ilusión. Casi de baile. La Rua das Flores.

4dad3-roadtriplucas0003.jpg

La mirada que te encuentra. El tedio sin juego, el adulto. La pompa que termina por romperse. El jabón que se diluye entre los sueños, o los sueños diluyéndose junto al jabón en el suelo, cuando la falda vuelve a quedarse inmóvil, cae y se encuentra sin vuelo y sin ilusión. Casi sin baile. Sin calle, sin rua, sin flores.

c2aa9-roadtriplucas0026.jpg

El dueño del faro grita en lo alto, quieto como una estatua, mientras escucha un piano de fondo, el sonido lo hace el viento y es casi una melodía sorda. Pero espanta a las gaviotas. Se marchan en bandada, orquestando el silencio.

bf73a-roadtriplucas0032.jpg

Yo lo escucho también, también quiero volar y hacer de mis brazos agitados un estribillo.

d3eff-roadtriplucas0063.jpg

Y de hecho, hubiese preferido llegar volando a la isla. Porque el mar se guarda un montón de secretos que me asustan. Porque mis piernas nunca han sido tan fuertes como mis alas.

Me sostuve bien, apretando los puños, agarrándolo todo con el miedo. Aún así, por mucho que confíes, ese maldito se te apodera de vez en cuando. Lo importante es no dejarse hundir. No lanzarse esperando a que a una la salven. Las olas comentaban esa mañana un montón de cosas. Había risas de fondo. A mí siempre me salvan las risas, aunque se burlen de mis miedos. Así es como yo consigo también reírme de ellos. Así los supero. Haciendo mucho el humor.

2e3a9-roadtriplucas0086b.jpg

Salté. Que es diferente a lanzarse. Lanzarse es dejarse ir, como si una no tuviese una propia voluntad o no supiese escucharse. Como si no tuviésemos remedio o elección. Como si una no supiese lo que quiere, como si sintiese la presión de alguien que empuja y simplemente da el paso porque sí. Así se lanza una. Así no hay que hacerlo. 

A mí me gusta saltar. Saltar es decidir y ser valiente. Forzarse a saber, pero experimentando. Y sí, yo creo que a veces hay que forzarse porque los momentos más felices de la vida están al otro lado del límite del que quizá nosotros jamás fuimos responsables. Quizá el límite nos lo impusieron otros. Quizá fuimos nosotros. Quizá no fuimos fuertes para decir que no queríamos ese peso encima de nuestros hombros.

Algunos se quedan para siempre en el borde del puente pensando que estando en el aire los yunques permanecerán en sus cuerpos y les hundirán al caer al agua. También eligen, eso está muy bien. A mí la cobardía y la intriga me matan y prefiero saltar. Una puede escoger quedarse en el bordecito, claro.

Pero ésta, salta. Después el salto le puede parecer maravilloso, o terrible; también puede caer mal, puede ahogarse, puede salir a flote, puede amar la completa experiencia de dar el paso, sentirse en el aire, el choque del cuerpo con el agua, el hundimiento, salir a la superficie, y querer saltar una y otra vez. Una salta pero nunca se deja lanzar ni se arrepiente de haber saltado. Aunque sea la primera y la última vez.

90e58-roadtriplucas0118.jpg

Se cuela la luz en Lisboa. Se cuela la luz al atardecer después de haberme seguido por Oporto, Nazaré, Peniche, Berlengas... Se cuela por la puerta de la tasca. Por esa que tiene a dos tipos sentados en los sofás que están colocados entre afuera y adentro del bar. Que no están en ningún sitio y están al mismo tiempo en ambos, como yo. Se cuela por la jarra de sangría compartida. Y ya no puedo estar afuera y adentro, tengo que ir a ver esa luz bien de cerca. En seguida vuelvo.

b39f1-roadtriplucas0120.jpg

No sé si a ese tipo le ilumina la luz que ando persiguiendo o le ilumina su libro. Y a las viejitas agarradas del brazo les pasa lo mismo que a los sofás y a los dos tipos de antes y a mí, están en varios lugares al mismo tiempo. No sé si se quedarán dentro o fuera.

bbaa5-roadtriplucas0127.jpg

¡Hey! Míralos, sabía que tenía que tener una foto de ellos. Mira la luz que me llamó hasta que fui a buscarla. Está afuera.

ab506-roadtriplucas0115.jpg

Hay gente besándose con ella. No me extraña. Es linda.

601c4-roadtriplucas0117.jpg

Hay gente haciéndole canciones. Yo le hago fotos. 

bef9b-roadtriplucas0126.jpg

Basta, vuelvo. Dije que volvía en seguida. El bar se está quedando oscuro. ¿Pero has visto esa luz? Se termina la sangría.

Volver. Volver a partir. Adiós Lisboa.

bb577-roadtriplucas0132.jpg

¿Dónde estoy? Mire a donde mire hay sierra y hay belleza. Hay verde, hay tanta, pero tanta belleza.

eadc0-roadtriplucas0140.jpg

Vuelve a menearse la falda de la niña que imagina que está en otro mundo y juega. Imaginando dragones, mazmorras, cuevas, tesoros, viendo lugares imposibles, recorriendo túneles increíbles, que realmente están, como esa risa que le acompaña todo el tiempo. ¿Realmente está?

1cd27-roadtriplucas0142.jpg

Siempre que parezca que está todo oscuro, hay una luz llamando. Pueden ser las 6 de la mañana, pueden ser las 9 de la noche. Lo aprendí en el bar de Lisboa, o quizá lo aprendí mucho antes, en Marrakech, en Sofia, en Galípoli, en La Paz, en Santa Marta, o quizá en Capital Federal, qué se yo.

2d74a-roadtriplucas0152.jpg

Siempre está; en Sintra también estaba. Sintra es tan hermosa.

8c82a-roadtriplucas0158.jpg

La sierra, el verde, los castillos escondidos, y mi falda y mi imaginación bailando.

c1bcb-roadtriplucas0167.jpg

Subiendo y bajando. Como inevitablemente mi ser saborea la vida. Porque le gusta y porque no sabe hacerlo de otra manera.

857ba-roadtriplucas0177.jpg

Como la niña con su pompa de jabón. Conquistando imposibles. Con castillos en el aire. Con banderas blancas. Amando todo lo apátrida. Abrazando al mundo con las alas y sin fronteras ni muros. Descubriéndolo. Bailándolo. Volando la falda siempre que se pueda jugar y bailar.

489e0-roadtriplucas0221.jpg

Sonriendo y agradeciendo TANTO.

e6e09-roadtriplucas0230.jpg

Se ve algo nuevo en el reflejo del espejo. Se ve algo tan nuevo que es como un amanecer del sol que ha estado cada mañana pero que se despierta distinto. Con una luz diferente. Me veo bonita en un espejo. 

515e9-roadtriplucas0223.jpg

He pasado por una sala increíble con un piano con el que probablemente se ha terminado la música. Me he llevado un beso en ese cuarto. Imagínalo sonar.

Me voy de Sintra.

361b0-roadtriplucas0249.jpg

Se ha hecho demasiado tarde. Sesimbra está oscuro. Pero yo recuerdo dónde estaba la playa escondida a la que llegué hacía 6 años. No importa si hay que bajar 2 kilómetros con una linternita por un barranco, con tienda de campaña, saco de dormir y colchón hinchable burgués. Qué divertido. Que yo casi nunca me caigo, si acaso me tiro. Que yo no me lanzo, que salto. Ha sido un poco peligroso, pero he escuchado las risas salvavidas por el camino. Llego a la playa.

Hay alguien más pero no hay casi nadie. Está muy oscuro y sólo tengo tomatitos y galletas para cenar y desayunar. En medio de la noche escucho tan fuerte el mar que tengo miedo de que las olas se pongan a comentar que quieren llevarme. Me abrazo fuerte a las risas del barco de Berlengas. Dejo de tener miedo y vuelvo a dormir. Me despierto y hay alguien más, pero casi no hay nadie. Estamos los que tenemos que estar.

35eeb-roadtriplucas0255.jpg

Me quedo un rato, hasta que llega demasiada gente. Esa playa que conocí hace 6 años con un grupo de locos de un hostal, de todos los países, con el que me la pasé bailando y tocando la guitarra, ya no existe. Ya no me gusta tanto. Aunque se estaba tan bien. Vuelvo a subir el barranco. Me voy de Sesimbra.

0bc54-roadtriplucas0269.jpg

Mi coche en un ferry. Yo en un ferry por primera vez. A mi "golfo" (mi golf de 1997) no le conocí desde que nació, no sé si él había tenido antes una experiencia así. Cruzamos hasta la península de Tróia.

b35c3-roadtriplucas0276.jpg

Una playa inmensa. Para divertirse, para sentir, para bailar y menear la falda de un niño. Para mirar la luz. Para desasustarse del mundo con las risas.

6c03a-roadtriplucas0285.jpg

Que no es como te ves si no cómo te miras.

6619a-roadtriplucas0290.jpg

Que no sé hacer yoga todavía pero en este momento tenía Shanti.

87ff3-roadtriplucas0310.jpg

Y en este, con mi coche bailando Ed Sheeran y mi mente en total silencio.

399da-roadtriplucas0319.jpg

Hay luces de tantos tipos.

f0be8-roadtriplucas0322.jpg

Por fin. El Alentejo. No un por fin que significa: "Me moría por llegar aquí y correr o escapar de lo anterior". Un por fin de descubrimiento. Sin dejar de pensar que todo lo demás fue maravilloso. El Alentejo es místico. Por eso no voy a dar direcciones. Hay que perderse. 

aaf45-roadtriplucas0323.jpg

Hay que evaporarse con la niebla.

21b9f-roadtriplucas0347.jpg

Hay que encontrarse y abrir las alas, como siempre.

15ba6-roadtriplucas0361.jpg

Aunque esa niebla no te deje ver del todo bien. Aunque la humedad del aire te ponga lágrimas en los ojos ante tanta incertidumbre y belleza. Ante todo lo que no se ve, lo oculto del horizonte que se funde con el cielo. Tomorrow's future. La canción que estás escuchando si le diste al play.

a7b65-roadtriplucas0365.jpg

Ellas están tranquilas. Yo también me calmo. A veces me agito como las olas de una mañana de niebla.

f3bd1-roadtriplucas0374.jpg

Calma.

8aed2-roadtriplucas0388.jpg

Las rejas no deberían de ser jamás para los animales. Y tú eres majestuoso y esto es terrible. Odio a los humanos.

c2e06-roadtriplucas0399.jpg

Y vinagre puede ser cualquiera en un mal día, pero si te ponen un pueblo remarcando que lo eres, quizá tienes que cuidar un poco tu actitud.

ded3f-roadtriplucas0400.jpg

Hey, hey, es aquí, en el pueblo que tiene un nombre parecido a mi apellido. Justo a tiempo. Justo a tiempo para indicar el lugar donde vi el atardecer más bonito de mi vida. No sabía que iba a ser aquí pero justamente le tomé una foto al nombre del pueblo. Esas coincidencias que nunca existen porque no lo son.

329c0-roadtriplucas0412.jpg

No hay imagen que haga justicia a este lugar.

ff198-roadtriplucas0437.jpg

Hay que mirarlo bien. Mejor con cuatro que sólo con dos ojos. Hay que darle las manos a este atardecer. Hay que darle mil besos a este atardecer.

fe055-roadtriplucas0440.jpg

Las piedras de esta playa. Mis piernas desde esa perspectiva y con todas sus imperfecciones. Aceptándolo todo y queriéndolo tal cual es. Tantas gracias que dar. Por quién soy ahora, tomando esta foto, por dónde estoy ahora. Por las risas de fondo. Porque se estaba tan bien.

cf793-roadtriplucas0443.jpg

Porque me acuerdo de mi mejor amiga en cualquier lugar hermoso en el que esté y emulo sus fotos.

c85a8-roadtriplucas0445.jpg

Se apaga la luz también en Rogil. Vale dos homens.

aa762-roadtriplucas0455.jpg

Y se vuelve a hacer. Arrifana. Otro desayuno con mar y risas.

4364e-roadtriplucas0474.jpg

Me vuelvo a perder buscando una playa roja. No la encuentro pero los acantilados son tan increíbles que por primera vez en mi vida estoy mostrando mi cuerpo con todos sus "defectos" en una foto. Sin filtros, sin retoques. Con prendas de vestir que nunca había sido capaz de llevar. Unos simples shorts. El post se vuelve menos poético pero es necesario. Esto es un diario y una no está todo el tiempo inspirada.

4200e-roadtriplucas0485.jpg

Volvamos a esto. Completamente a solas. A solas con esta naturaleza. A solas con quien tenía que estar.

00e08-roadtriplucas0490.jpg

Mira aquel acantilado rojo. Es la playa que buscaba. Ahora la veo desde el punto más cercano a Latinoamérica de Europa. Pero en estos momentos me quiero quedar. Hace mucho viento. Me cuenta un montón de cosas sobre lo que hay al otro lado. Lo que recuerdo, lo que ha llegado de esa otra parte. Está detrás de mí riendo.

ed9f3-roadtriplucas0497.jpg

Y aunque parezca una estupidez, a veces la luz trae consigo a personas. O a veces las personas traen una luz que sirve de peldaño para aprender a saltar, a escalar, a desaprender. No se pueden pisar, pero realmente son peldaños que nos elevan. 

7dacd-roadtriplucas0499.jpg

Al Algarve no lo esperaba así. Tenía mucho miedo a la masificación. Es un lugar que aún así, una no puede dejar de ver en su vida.

e0c2a-roadtriplucas0510.jpg

Es imprescindible.

b0708-roadtriplucas0518.jpg

Vejer, ay, Vejer de la Frontera. Parece mentira que ya haya llegado a España. Que se acerque un fin.

993f4-roadtriplucas0513.jpg
6bafa-roadtriplucas0528.jpg

Aquí incluso en la sombra hay luz porque todo es blanco. De pequeña mi color favorito era el negro. Había poca luz durante mucho tiempo. Ahora mi color favorito es el blanco.

f0ee6-roadtriplucas0566.jpg

Me gustan las mujeres que charlan las unas con las otras. Se saludan, se quieren, se respetan. Todas podemos ser así. Amor entre hermanas. Sororidad.

b8718-img.jpg

Misericordia me pedía esta calle. Para qué. No sé si la misericordia sirve para algo. Tal vez sí. A veces la misericordia deja libre al villano que no puede dejar de hacer daño. Pero en realidad este cartel no me hizo pensar ni filosofar tanto. Sólo pensé que era bonito y por eso lo fotografié.

Adiós, Cádiz. Se estaba demasiado bien.

bcf2b-roadtriplucas0585.jpg

Ay, Granada. Qué cosas me haces.

a86b2-img.jpg

Ay, Granada. Tus gatos.

f74bd-roadtriplucas0598.jpg

No hay juego, no hay falda, no hay baile.

ee8ad-roadtriplucas0617.jpg
dfea6-roadtriplucas0621.jpg

Y tú, Pablo. Siempre extendiendo las alas para saltar a cualquier lado. Siempre con un abrazo en el cuerpo. Que no importan los años ni la distancia. Ay, Granada, gracias por las sorpresas. Las coincidencias que nunca lo son.

c1768-roadtriplucas0629.jpg

Adiós, bonita.

6413c-roadtriplucas0569.jpg

Madrid, no te hice fotos. Lloré tu arte, lloré la música, lloré el teatro, lloré su cara de emoción. Lloré hasta las risas. Lloré el fin del viaje. Quizá lloré el fin a secas. Pero hay carteles que dicen por ahí que nunca es tarde. Y el tiempo sólo se acaba cuando la vida termina. Y hasta ese momento, SIEMPRE existe una posibilidad para TODO.

También dicen que las coincidencias no existen.

c8920-roadtriplucas0654.jpg

Y hasta el cielo y la luz lloraron.

2f0eb-roadtriplucas0655.jpg

Pero el sol se mantuvo siempre hasta llegar a casa.

Fin de 20 días de viaje por la costa portuguesa y un poquito por el sur de la española.

Lo increíble de compartir y expresar lo que sale de tu mente y tus ojos y tu corazón es que cada persona que te lee y mira puede imaginar una historia diferente, igual que el que ve un cuadro en un museo. Cuando no escribo mi luz se apaga. Cuando no comparto lo que siento en forma de "arte" me quedo encerrada en una soledad insoportable. 

¿Y no es bonito saber que alguien ahí afuera sabe cómo es la historia exactamente pero puede imaginar cualquier otra porque todo está abierto en la obra? Podemos ser cualquier otra persona. Hola, soy María.

Siento si a veces es demasiado.

Siento si la luz es demasiado intensa. Lo siento profundamente. Escribo y creo para todo el que quiere imaginar una historia y disfruta leyendo y mirando.

Escribo y creo porque a mí me sirve. Porque es una de mis luces.

Porque disfruto expresando cuánto amo. A la vida. A los amigos. A ti. Inevitablemente. Mira este viaje. No es el único. Mira esa luz. Tenía que ir a ver esa luz.

Pero quería volver en seguida y dormirme en tres segundos, y tomar sangría, y darte un beso, y regalarte mi falda, y bailar y ver muchas más luces.

Porque nunca es tarde. Y el tiempo sólo se acaba cuando la vida termina. Y hasta ese momento, SIEMPRE existe una posibilidad para TODO.

Por ser la magia de un montón de coincidencias que no existen.