Day 5 · Ideas enjauladas

Todos los lugares tienen aspectos positivos de los que poder hablar, ¿para qué mencionar lo malo? La respuesta es sencilla: para denunciarlo, para cambiarlo, para no conformarse. En Bogotá se sabe cómo hacerlo. El arte callejero ocupa las paredes y el alma de quien se queda mirando. Denuncia y lucha por el cambio de una forma tan bella que parece increíble que no cale en quien debe calar.

Párense y escuchen a los pájaros volando hacia sus jaulas. Mientras tanto, quien tiene el poder de transformar la dirección de esta ilustración no sabrá mirar hacia este muro y darse cuenta de que es necesario hacer algo. 

363c0-img.jpg