Feliz cumpleaños, mami

Llevo planeando hacerte un vídeo unas cuantas semanas, pero como supongo que ya sabes, la inspiración no siempre me llega cuando quiero. Soy el volcán de sentimientos que hace que hoy prefiera o necesite más escribirte. 

Estoy en Argentina, y hace unos meses (creo que fue hace unos meses, porque también debes saber que no asimilo muy bien el tiempo que pasa en esta vida tan plena que me has incentivado a vivir) me recordaste que hacía un año te dije que estaría aquí. Yo no lo recordaba, pero tú sí. Tú te acuerdas de todo. 

Has recordado cada sueño que los tres hemos tenido y nos has motivado de una u otra manera, a conseguirlo todo. Hoy estoy agradecida hasta de los momentos en los que nos hiciste saber que creías que buena parte de las cosas que deseábamos eran peligrosas. 

Porque tú eres la esponja que absorbe todos los miedos, y aunque no sea justo para ti, eres así de generosa. Tú te los quedas, mientras nosotros nos dedicamos a expulsarlos viviendo, arriesgando, y teniendo la certeza de que si algo menos bueno ocurre, tú estarás ahí para ayudarnos. Nos regalaste la vida y nos enseñaste a vivirla. Y has estado a nuestro lado, sin importar la distancia, con un hombro en el que apoyarnos si alguna vez nos tropezábamos (creo que nunca nos hemos caído y de eso también eres bastante responsable). 

Si yo pudiese darte alguna lección, aunque sea imposible, me gustaría enseñarte a escurrirte todos esos miedos que nos quitaste de encima o que aprendimos a quitarnos de encima en parte gracias a ti, dejándonos claro que harías lo que fuese por apoyar nuestras decisiones y nuestros objetivos en todo este camino que año tras año se hace más largo y más lindo. Como tú, que también eres más linda cada día. 

Al igual que tú me dices a mí, ya sabes que no me refiero al aspecto físico (ese tema es muy poco importante como para incluirlo en una carta como esta), cada día eres una persona más linda porque no vas a dejar de sorprendernos nunca, teniendo la capacidad de abrir la mente más y más mientras nosotros volamos y te contamos nuestras aventuras, que no imaginas cuánto deseamos que sean también tuyas algún día. Físicamente tuyas: Que un día vueles a Petra, que visites Mozambique, que recorras España entera haciendo del conocimiento infinito que has recogido de los libros, un recuerdo que también graben tus ojos. 

No es casualidad que tus tres hijos, incluyéndome a mí, tengan este espíritu. Nos hemos construido con unos cimientos que se desplazan en base a los deseos de libertad que nos has inculcado. 

GRACIAS, mamá. Gracias desde la Patagonia, gracias desde mi corazón, gracias con toda nuestra alma, porque sé que puedo hablar también a través de la de mis hermanos, que fluye siempre alrededor mío por muy lejos que nos encontremos los unos de los otros. Gracias por seguir cumpliendo años con nosotros. Estás en Sudamérica conmigo, estás en África con Tali, has estado en Asia con Marco. Eres una viajera en toda regla, porque siempre has recorrido todo con nosotros.

Te deseo un feliz cumpleaños, deseo que cumplas muchos años más y que podamos juntar el alma a través de una llamada de skype, a través de un mensaje, a través de un abrazo… ya sabes que en nuestra familia las circunstancias cambian continuamente, pero los sentimientos sólo crecen, nunca se transforman: Y el más inmutable es el del amor que nos tenemos. 

TE QUEREMOS. 

Talía, Marco y la escritora cursi.